Despedido por comer pizza

Jim Garrison, un ingeniero de sistemas de Colorado (EEUU), fue despedido de su trabajo por comerse dos trozos de pizza de pepperoni que sobraron de una reunión de la empresa en que trabajaba. Sin embargo, gracias a ello, Jim ha ganado el premio al «Despido más Escandaloso», con lo que disfrutará de un crucero por el Caribe. No hay mal que por bien no venga…
(Noticia)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *