Manual del troll 2.0

Estimados colegas:

He venido observando últimamente con estupor cómo todavía quedan individuos en las redes sociales que osan expresar opiniones moderadas y argumentos razonados, gente que escucha (¿lee?) a sus interlocutores, jamás insultan, e incluso respaldan sus razonamientos con datos. Es escandaloso. Afortunadamente quedan pocos, pero debemos eliminarlos totalmente.

Para poner fin a esta lamentable proliferación de la tolerancia y el buen gusto, me he permitido compilar una serie de consejos que, de ser seguidos, harán de las redes sociales lo que siempre debieron ser, un corro de verduleras.

  1. Si tu interlocutor plantea una serie de preguntas o argumentos concretos y específicos, no respondas a cada uno de ellos. Limítate a contestar que su análisis es pobre, subjetivo, trasnochado y carente de fundamento, sin explicar por qué.
  2. Si alguien expresa una opinión que tiende ligeramente a la ideología de derechas, llámale fascista e intolerante.
  3. Si alguien expresa una opinión que tiende ligeramente a la ideología de izquierdas, recuérdale el fracaso de los regímenes comunistas.
  4. Si alguien expresa una opinión que tiende ligeramente al ateísmo, trata de convertirlo al cristianismo.
  5. Si alguien expresa una opinión que tiende ligeramente al cristianismo, trata de convertirlo al islam.
  6. Sigue con asiduidad y durante mucho tiempo una discusión cualquiera. Trata de identificar algún punto en el que parezca que todos han logrado, con gran esfuerzo, ponerse de acuerdo, y cuestiónalo de nuevo.
  7. Cada vez que veas un mensaje escrito en una lengua distinta de tu lengua madre, sea cual sea esta, responde indignado que a ti hay que hablarte en tu idioma, y que todo lo demás son dialectos.
  8. Erígete en representante de un grupo basándote en un criterio cualquiera (lugar de nacimiento, religión, profesión, sexo) y habla como si el resto de dicho grupo fueran imbéciles y necesitaran desesperadamente de tu representación.
  9. Cuando no sepas cómo rebatir un argumento, critica duramente la sintaxis, el estilo, el tamaño, los márgenes y la falta de acentos del mismo.
  10. Haz un seguimiento a un mensaje de doscientas lineas, añadiendo al final únicamente: “¡Así se habla!” o “¡Qué bobadas hay que leer!”.
  11. Tacha de inculto, provinciano y estrecho de miras a cualquiera que no sepa algo que tú si sabes.
  12. Busca un tema que se este debatiendo en varias discusiones con distintos títulos, e inicia otra para decir que todos deberían incorporarse a la tuya.
  13. Lee un par de mensajes de alguna persona y elabora un cuidadoso análisis de su personalidad, sus traumas, sus tendencias sexuales y su historia familiar. Explícale qué debe hacer para volver a ser feliz, o, si lo consideras un caso desesperado, trata de inducirle al suicidio.

Algunas frases de propósito general:

  • “El hecho de que recurras al insulto en vez de rebatir mis argumentos demuestra que eres un hijo de puta”.
  • “Eres un intolerante. A gente como tú habría que fusilarla”.
  • “Todos los hombres / vascos / católicos / catalanes / mujeres / españoles / ingenieros / americanos / ateos / fachas / banderilleros pensáis…”.
  • “Tú lo que necesitas es un buen polvo”.
  • “Te voy a sacar el hígado y me lo voy a comer al pil-pil”.

Finalmente, si tenéis algún otro consejo o frase que pueda mejorar y completar esta pequeña lista, agradeceré vuestra colaboración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *