Cuando era pequeño y no tenía Internet, abría Internet Explorer y al escribir en la barra de direcciones imaginaba cómo mis palabras salían del conector de red (que no estaba conectado a ningún cable) y volaban por el aire. Coincidió con el comienzo de mis inquietudes religiosas y se me ocurrió que era una buena forma de rezar, así que […]

Leer más

Cuando consigamos aplicar a la perfección la tecnología inalámbrica, toda la Tierra se convertirá en un enorme cerebro (…) Vamos a ser capaces de comunicarnos entre nosotros al instante, sin importar la distancia. No sólo eso: a través de la televisión y la telefonía vamos a poder vernos y escucharnos los unos a los otros tan perfectamente como si fuera […]

Leer más